2021, EL AÑO DE LOS ADAPTÓGENOS
Article
Written by Emma Mariscal
11.01.21

Tras todo lo pasado en 2020, este año que entra nos tocará adaptarnos de nuevo a muchas cosas… y eso puede pasar factura a nivel físico y emocional. Por eso, cada vez son más los expertos que recomiendan el uso de productos naturales como la maca, el reishi o el ashwagandha que nos ayudan en el proceso. Hablamos con Roots Lamarca, que los ha incluido recientemente en su propuesta, y la naturópata María Kindelán, para saber un poco más sobre ellos.

Muchos de nosotros aún no tenemos demasiado claro de qué va eso de los adaptógenos, pero basta con echar un rápido vistazo a Internet para darse cuenta de que absolutamente todo en ellos parecen ventajas: te dan más energía, mejoran la calidad del sueño, el sistema inmunitario, la concentración, el ánimo o incluso calman la ansiedad y optimizan la oxigenación del cuerpo. A cada cual, lo que necesite. Pero… ¿cómo funcionan? “Al tratarse de sustancias naturales a base de plantas y raíces, ayudan al organismo a normalizar sus funciones y a adaptarse a situaciones de estrés tanto físico como mental o emocional, sin interrumpir los procesos biológicos normales”, explica la naturópata, especializada en Nutrición Energética, María Kindelán. Y aunque existen numerosos estudios que atestiguan su uso desde tiempos ancestrales en diversas culturas -tienen mucha importancia en la medicina tradicional china y en el ayurveda-, son unos fitonutrientes especialmente indicados para los tiempos que corren. De ahí su reciente boom. “Son particularmente beneficiosas cuando el organismo se ve sometido a un estrés físico o mental extraordinario y sostenido en el tiempo, porque ayudan significativamente a restaurar la energía, la atención y la capacidad de resistencia” sigue, que también destaca la importancia de consultar siempre con un especialista para dar con el adecuado y evitar cualquier tipo de suplementación en las dietas de niños y embarazadas, por muy natural que sea el producto.

abe destacar, sin embargo, que los adaptógenos no son estimulantes, como la cafeína o el guaraná. Incluso calman el sistema nervioso cuando procede, equilibrando siempre el organismo. “Su efecto tiene que ver con una mayor capacidad de restauración y trabajo del cuerpo de forma sostenida, y no con un aumento temporal y corto de dicha capacidad, algo típico de los estimulantes”, continúa María. Entre los más conocidos y estudiados se encuentran la raíz de ginseng siberiano, el ashwagandha, la maca andina, la rhodiola o el hongo reishi molido. Aunque la lúcuma va ganando cada día más adeptos, como han comprobado en Roots Lamarca (Fernando VI, 10. Madrid), que ha lanzado recientemente una línea de dulces sugar free a base de lúcuma y dátiles, y ha incluido el resto en su propuesta como suplemento en batidos, boles y zumos. “Aparte, tenemos una mantequilla de frutos secos (demasiado rica…), que es un Adaptogen Blend, con maca y reishi, y unas bliss balls de cúrcuma que también tienen varios que te dan energía y regulan el cortisol en sangre ”, explican. Y aseguran que desde una cucharada se nota su efecto; pero lo ideal es su consumo continuado en el tiempo. No se deben consumir más de 1 o 2 gramos al día, pero sí que ha de hacerse durante un tiempo para notar realmente sus efectos. Más aún si se toman por la mañana, nada más despertarse o rompiendo con ellos el tan de moda ayuno intermitente.

PRINCIPALES ADAPTÓGENOS Y EFECTOS

– Ashwagandha: regula el estrés y la ansiedad (y con ello previene la inflamación y el envejecimiento).

– Ginseng: aumenta la capacidad de adaptarse a condiciones físicas adversas, como el frío extremo, y es idóneo para mejorar los efectos de la menopausia en mujeres.

– Reishi: regula el sistema inmune y puede ayudar a prevenir algunos canceres. También mejora el ánimo y las alergias.

– Moringa: combate la inflamación y ayuda al sistema digestivo, mejorando los niveles de azúcar en sangre.

– Maca: aumenta la energía, la libido (se usa incluso para tratar la infertilidad) y el rendimiento deportivo.

-Rodiola: mejora la depresión y el estrés crónico y puede aumentar la fertilidad.

2021, EL AÑO DE LOS ADAPTÓGENOS

Subscribe to stay up to date