#AAStyleIcons: Carolina de Mónaco
Article
Written by Ivet Puig
7.06.21

Aunque tomó el relevo a su madre Grace Kelly, Carolina de Mónaco se ha convertido en un icono de estilo por mérito propio.

Princesa por nacimiento, Carolina de Mónaco ha sido un icono de estilo desde su adolescencia dentro de la realeza y fuera de ella. Casi al mismo tiempo que adquirió su título real, heredó de su madre, la reconocida actriz y luego princesa Grace Kelly, el glamur hollywoodiense y una elegancia casi imperturbable.

Desde una edad muy temprana, Carolina de Mónaco siguió los pasos de la princesa Grace aportando a la moda real europea una dosis de espontaneidad en su día a día que se convertía en sofisticación durante eventos y ocasiones más especiales.

La impresionante trayectoria vital de Grace Kelly, que pasó de joven actriz a ganadora de un Oscar, y de estrella de Hollywood a princesa de Mónaco, causó un inevitable interés por su persona, su vida y, por supuesto, sus  looks. Y es que al recordar a su alteza serenísima, así es como se la llamó, visualizamos un estilo impecable, femenino y siempre sofisticado.

Siguiendo con el popular refrán ‘de tal palo tal astilla’, la princesa Carolina continuó el legado de su madre en muchos ámbitos y también en lo que se refiere a su interés por la moda. Eso sí, con una personalidad propia.

La princesa Carolina con su madre Grace Kelly. D.R. Via Pinterest

Entre los deberes con los que debe cumplir una princesa destaca el de acudir a todo tipo de eventos, galas y acontecimientos públicos, la mayoría de ellos, con requisitos de etiqueta. Sin embargo, para la Carolina de Mónaco estos eventos nunca han representado una carga, sino que se ha comprometido personalmente con muchos de ellos, además de ser el mejor escaparate de su estilo. Durante su juventud acudía a la mayoría de ellos vestida de Marc Bohan, entonces diseñador en Dior, y también de Valentino Garavani. Tras entablar una muy buena relación con Karl Lagerfeld, quien se convertiría en su gran amigo, se volvió una embajadora recurrente de Chanel.

Entre los múltiples eventos a los que ha acudido la princesa a lo largo de su vida, destaca especialmente el Baile de la Rosa, un acontecimiento solidario fundado en 1954 por su madre Grace Kelly y del que ella ha sido anfitriona desde su muerte en 1982. Se trata de una gala que da la bienvenida a la primavera y sirve para recaudar fondos para causas solidarias. En parte, ha sido este acontecimiento que le ha ganado a la princesa su reputación como icono de moda.

No solo a través de los impresionantes diseños que ha lucido año tras año, sino también por involucrar a grandes personalidades de la moda en su organización. Hasta su fallecimiento, Karl Lagerfeld ejerció de director artístico de la cita, que en cada una de sus ediciones gira entorno a una temática distinta. 

Entre sus vestidos más recordados para acudir a este evento destaca un diseño azul turquesa que llevó en 1989, otro de rayas marineras en manga larga de Jean Paul Gaultier en el año 2000. Un Chanel blanco con ribete negro y hombros al descubierto (2013) y, especialmente, un Chanel negro con hombros caídos y un espectacular corte del que nacía una cascada de volantes en rosa que lució en 2019, en homenaje al fallecido Karl Lagerfeld.

Carolina de Mónaco con Grace Kelly en su primer Baile De la Rosa.
Carolina de Mónaco en el Baile De la Rosa de 1989.
Carolina de Mónaco con vestido de Jean Paul Gaultier en el Baile De la Rosa.

Pero Carolina de Mónaco no solo ha triunfado con su estilo delante de los flashes, sino también detrás de ellos. En su día a día la royal monegasca ha demostrado siempre tener un estilo propio. Para sus looks más casual Carolina suele apostar por prendas básicas a las que da la vuelta a través de accesorios, como pañuelos y bandanas, diademas o gafas de sol. Además, desde jovencita siempre se ha sido una enamorada del denim, llevando a menudo prendas confeccionadas con este material.

Si tuvieramos que decir qué tendencias de la actual temporada primavera-verano SS21 elegiría la princesa de Mónaco, lo tenemos claro: el pañuelo en la cabeza y las maxi gafas, dos tendencias propias de los años 70. Una década que vuelve con fuerza para esta temporada.

#AAStyleIcons: Carolina de Mónaco

Subscribe to stay up to date