#AASummerSeries: COQUI COQUI llega a Europa
Article
Written by Emma Mariscal
24.08.20

En un momento en el que el turismo se replantea su esencia, Coqui Coqui se torna un concepto (si cabe) aún más apetecible. Sus residencias, cuidadas al extremo y ubicadas en lugares cuidadosamente seleccionados, apuestan por una experiencia completa, sensorial, y respetuosa con el entorno que las rodea. Y muy pronto (¡sorpresa!) podremos disfrutarla más cerca de casa…

Francesca Bonato y su marido, el exmodelo Nicolas Maleville, no han perdido el tiempo durante los últimos meses. Nunca lo han hecho, en realidad, pues poco después de conocerse, en las playas de Tulum, hace un par de décadas, no dudaron en emprender un negocio que hoy es sinónimo de exquisitez de lado a lado del mundo. Todo empezó con una pequeña firma de evocadores perfumes nicho, pero hoy esta engloba todos los productos perfumados que uno pueda desear y cuenta con seis residencias en las que su mundo ideal se torna tangible. En ellas nada es artificioso o común. La artesanía, así como los olores y los sabores locales son los protagonistas de un lugar enfocado a la desconexión. La primera fue, como no podría ser de otro modo, en Tulum. Y a ella le siguieron las dos de Valladolid (donde la pareja reside con sus tres hijos: León, de 10 años, Santi, de 5, y Fleur, de 2), Mérida, Izamal y Coba, todas ellas en México, y la de Bora Bora, la primera fuera del país. Ahora, ultiman los detalles de la que será su primera aventura en Europa, la residencia (y colección olfativa) de Riviera dei Fiori, en Italia, el país natal de Francesca. Hablamos con ella para conocer todos los detalles:

¿Recuerdas cuándo empezasteis a soñar con tener vuestro propio ‘hotel’?

Al principio no nos planteamos hacer un hotel, nuestras residencias surgieron porque la gente quería venir y experimentar nuestras fragancias, el mundo que habíamos construido alrededor de la artesanía y los olores. Nuestros clientes necesitaban un lugar en el que quedarse mientras nos visitaban, especialmente en la jungla o en Tulum donde, muy al principio, no había alojamientos disponibles, así que creamos lo que ahora llamamos Residencias para ellos.

Háblanos de la primera residencia Coqui Coqui

Fue la de Tulum, en 2003. Por aquel entonces, el lugar era aún muy desconocido, precioso y muy privado. Un paraíso tropical en el que te podías perder entre tucanes, iguanas, jaguares… Con la jungla casi a pie de playa, donde desovan las tortugas. Cuando abrimos, solo había una pequeña carretera y aún era un poco complicado llegar allí, pero su belleza te dejaba sin aliento.

¿Qué crees que convirtió las residencias Coqui Coqui en su destino soñado para tantas personas?

Creo que, sobre todo para la gente que vive en grandes ciudades, el destino soñado es un lugar en el que puedan reconectar con la naturaleza, vivir de forma más sencilla, en chanclas y pareo, y disfrutar unos días de ello. Nuestras casas, sobre todo al principio, eran sitios donde la gente iba a desconectar de todo, relajarse, y reencontrarse con el medio ambiente a la vez que descubrían la artesanía local, las tradiciones y la comida del lugar. Una experiencia completa para todos los sentidos: nuevos olores, nuevos sabores, otra cultura…

Y, ¿cómo ha ido evolucionando Coqui Coqui?

Fuimos capaces de cumplir nuestro sueño de crear distintas colecciones de perfumes inspirados en diferentes que nos invitaban a soñar con ellos. Desde la península de Yucatán, donde empezó todo, a la Polinesia y ojalá muy pronto Riviera dei Fiori, en Italia, donde estamos a punto de abrir nuestra primera residencia en Europa, Nicolas y yo hemos ido buscando los enclaves más inspiradores para capturar sus olores y después ofrecérselos a nuestra comunidad tanto a través de los perfumes como de las casas, compartiendo todo ello, asimismo, con la población local y su saber hacer.

Háblanos de la llegada de Coqui Coqui a Europa.

Creemos que tendrá lugar ya en 2021 debido a toda esta situación, pero estamos trabajando en toda una nueva colección olfativa inspirada en Riviera dei Fiori, en Italia, y probablemente inauguremos también allí una casa pronto. Sería un sueño hecho realidad, porque yo nací y crecí en el país y nos encantaría compartir su belleza y encanto con nuestros clientes.

¿Qué crees que es lo que busca, principalmente, quien acude a un Coqui Coqui?

Buscan una experiencia holística que incluye aromas, sabores, artesanía… Y por supuesto un lugar. Como comentaba, es una experiencia en la cual participan todos los sentidos.

¿Cómo creéis que afectará la crisis del coronavirus a los viajes en un futuro cercano?

Espero que haga la experiencia de viajar más responsable y más significativa, que es lo que necesita el planea. Hay que replantearse el impacto social del turismo de masas.

Y, por último, ¿cómo es llevar un negocio como Coqui Coqui en pareja?

Bueno, ¡es el aprendizaje de toda una vida!

#AASummerSeries: COQUI COQUI llega a Europa

Subscribe to stay up to date