ALL ABOUT: MARCOS BARTOLOMÉ, EL REY DEL CAFÉ (Y AHORA TAMBIÉN DEL HELADO)
Interview
Written by Emma Mariscal
1.09.20

El fundador del hit barcelonés Satan’s Coffee nos sorprende con una nueva aventura: la heladería Natas, que acaba de abrir en El Raval.

Siempre ha sido el enfant terrible del lugar en el que se encontrase. Tanto, que desde que tiene conciencia, Marcos Bartolomé recuerda haber escuchado a gente referirse a él como ‘satán’. Por ello, cuando decidió revelarse contra su familia abriendo una pequeña cafetería de especialidad en Barcelona, cuando el café aún no era tendencia en nuestro país, el nombre estuvo claro: Satan’s Coffee. Sin embargo, y contra todo pronóstico, no tardó en triunfar. Podríamos decir, incluso, que él hizo que media España hable hoy del café en términos casi expertos. Y ahora, con una heladería recién abierta, Natas, y diversos proyectos entre manos, se le podría dar el premio al empresario del año.

¿Cómo surgió todo esto?

Abrí Satan’s Coffee en 2012, sin pensar que eso sólo era el gérmen de un proyecto mucho mayor. Nunca pensé que iba a llegar a tanto. Hoy hay dos dos Satan’s -el primero, en el Barrio Gótico, y el segundo en el hotel Casa Bonay -, el Bar Central, la heladería Natas … También estoy trabajando en Blub, una nueva marca de refrescos sin alcohol para adultos. Me di cuenta de que durante el día, especialmente en verano, la gente busca refrescos pero, a la vez, huye cada vez más de los  habituales. Este proyecto lo estoy desarrollando junto con mi cocinero, que es japonés, y queremos traer sabores de su infancia: el pomelo, el cilantro con apio… Queremos ofrecer una alternativa a los refrescos habituales para quien no pueda beber, tenga que conducir, etc.

¿Cómo ha evolucionado el sector del café en los últimos años?

Cambia cada día; se ha democratizado, hay muchísimo interés por servir café de calidad (incluso en proyectos que no son cafeterías como tal), y cada vez se entiende más el café como un punto diferenciador, clave para cualquier local.

Tras haber iniciado el ‘boom’ del café de calidad en nuestro país, ¿cuál es ahora tu objetivo?

Ahora mi obsesión es minimizar el concepto de cafetería y que sea el producto el que hable por nosotros. El specialty coffee ya se ha extendido y ya no hace falta explicarlo, por suerte ya no es necesario excusarse porque sea más caro explicando el trabajo que hay por detrás. Ahora la gente ya sabe el valor que tiene el buen producto. Solo falta que se normalice el buen café, que exista cartas de café como existen de vinos, y que uno malo se interprete igual que una caña mal tirada… Tiene que ser un producto sostenible, con plena trazabilidad desde su origen y sin engaños.

¿Siempre fuiste un apasionado del café?

Para nada, no me apasiona, es más una responsabilidad. Yo venía de estudiar fotografia y flipé porque no había buen café en Barcelona. Fue una combinación de mi poco éxito como fotógrafo y mi conocimiento del café. Los apasionados pierden la cabeza, para mí no hay que perder de vista lo que haces ni al cliente, ya que el nuestro es (o era) un nicho muy pequeño. Nosotros al final tenemos relación directa con todos los productores, vamos desarrollando relaciones con ellos y con el resto de proveedores. Y hemos conseguido darle un twist a un oficio aburrido.

¿Cómo es ahora vuestro cliente?

Pues estamos muy contentos porque antes del coronavirus -ahora todo es un poco raro- ya no solo teníamos hipsters ni chicos guays, habíamos conseguido penetrar en otras demografías y habíamos logrado que muchas señoras mayores y vecinos se aficcionasen al café de calidad.

Háblanos de tu nuevo proyecto, Natas.

Estoy fascinado con el helado. Hace un año y medio que tengo la cabeza en ello, intentado buscar un producto diferente, con una calidad increíble, e ingredientes que sean buenos para nosotros, que faciliten la digestión… Natas es Satan al revés. Desde pequeño me han llamado así. Un día lo miré a través de un espejo y se me ocurrió. Me pareció idóneo.

Retrato de Marcos Bartolomé, por Beatriz Janer.
ALL ABOUT: MARCOS BARTOLOMÉ, EL REY DEL CAFÉ (Y AHORA TAMBIÉN DEL HELADO)

Subscribe to stay up to date