ALL ABOUT: ‘the buyer’ con Candice Fragis
Interview
Written by Ivet Puig
16.06.20

Candice Fragis empezó su vida profesional en el ámbito de las relaciones públicas, pero lo dejó para perseguir uno de los trabajos mas deseados de la industria de la moda: el de compradora o buyer. Aunque asegura que el salto no fue fácil, las oportunidades llegaron y, después de pasar por Browns y Saks Fifth Avenue, trabajó seis años como buyer en Net-a-porter, donde participó en el lanzamiento de The Outnet. En 2015 alcanzó el puesto de directora de compra y merchandising en Farfetch, cargo que ocupó durante tres años. Además, ha trabajado como consultora para grandes marcas como Karl Lagerferd, Noir o Armand Basi, entre otras. Recientemente, Fragis empezó una nueva aventura en Drest como directora de moda. Hablamos con ella sobre su trayectoria y la figura del buyer desde la perspectiva de haber empezado un proyecto que le ofrece nuevas oportunidades y retos profesionales.

¿En qué consiste la profesión de buyer?

Un comprador o “buyer” es aquella persona que se dedica a buscar diseñadores y nuevos talentos para ofrecer el mejor producto a sus clientes. Los compradores trabajan con una delicada balanza entre ciencia y arte, asegurando que compran el producto correcto, la cantidad óptima y la mejor representación de una colección.

Del mismo modo, un comprador arriesga y ayuda a crear deseo e inspiración sobre algo que el cliente todavía no sabe que quiere. El comprador también debe aspirar a sorprender y deleitar al cliente a través del descubrimiento de marcas y una selección de producto incomparable, lo que al mismo tiempo beneficia al diseñador ya que lo conecta con la audiencia adecuada.

Basándote en tu experiencia, ¿qué es lo más difícil de ser buyer?

El mundo es un lugar mucho más pequeño gracias a los viajes e Internet por lo que el abanico de talento es inmenso. Es un gran reto tratar de descubrir nuevos diseñadores al mismo tiempo que seguir el ritmo de una agenda repleta de marcas existentes – especialmente porque las semanas de la moda tienen lugar por todo el mundo y los diseñadores crean múltiples colecciones a lo largo del año.

¿Y tu parte favorita?

Descubrir nuevos talentos y ayudarles a dar forma a su creatividad y sueños. Desde el desarrollo de un concepto hasta convertirlo en un negocio hecho y derecho.

¿Cómo es la vida del buyer durante las semanas de la moda?

Es maravillosa pero también muy intensa. Como comprador tienes la oportunidad de experimentar el trabajo manual muy de cerca, ver los nuevos diseños antes que nadie y, a menudo, presenciar los desfiles más increíbles en lugares inolvidables. Pero también implica trabajo duro – la agenda está muy apretada y los desfiles están esparcidos por diferentes ciudades por lo que requiere experiencia y disciplina aprender a gestionar tu tiempo, tus responsabilidades, tu salud y tu vida personal.

La aparición de las redes sociales ¿afectó a tu profesión de alguna manera?

¡Sin duda! Ahora es mucho mas fácil y rápido descubrir nuevas marcas y talento, además [las redes] nos permiten conocer mucho mejor al consumidor desde el punto de vista de tendencias, interacción con el producto y sus preferencias de compra.

¿Qué consejo darías a alguien que quisiera empezar una carrera como buyer?

Empieza en una tienda y comprende qué es lo que el cliente busca, de qué forma se relaciona con el producto, aprende sobre tallas, fitting y los vacíos en la oferta. No hay nada más valioso que  el feedback directo y la interacción humana.

Después de tantos años siendo una compradora profesional, ¿cuál es tu mantra a la hora de comprar para ti misma?

Solo compro aquello que me encanta y casi nunca invierto en tendencias. Compro cosas que estén bien hechas, aquello que sé que resistirá al paso del tiempo y que, idealmente, puede durar toda la vida.

En 2009 participaste en el lanzamiento de The Outnet y ahora acabas de embarcarte en Drest. ¿Hasta qué punto te mueve la innovación?

Me encanta cuando tradición e innovación se encuentran, es la combinación de ambas lo que me impulsa. No me interesa tanto mantener aquello que ya existe, por contra, me atrae mucho más ver como moda, talento y creatividad pueden ser más funcionales, reconocibles, sostenibles y principalmente, experimentadas a través del desarrollo constante de la tecnología. La tecnología puede ser de gran ayuda para la artesanía y el talento global. Lo veo como un facilitador que mantiene en vida habilidades increíbles.

¿Qué es lo que más te atrajo de Drest cuando te presentaron el proyecto?

Nunca hasta ahora había jugado a juegos con el móvil. Pero el concepto de Drest me maravilló desde el principio. Lo que más me atrajo del proyecto fue la oportunidad que ofrece de conectar a personas y marcas de una forma muy interactiva. Los usuarios de Drest tienen acceso a moda de lujo con la que pueden jugar y descubrir productos nuevos de forma digital, aprender aquello que les inspira y las marcas pueden ver cómo estilizan sus prendas de infinitas maneras.

ALL ABOUT: ‘the buyer’ con Candice Fragis

Subscribe to stay up to date