And Just Like That… y nada más
Article
Written by Marta de la Oliva
21.02.22

Esto es lo que opinamos del reboot de Sex And The City

Así es como termina el último capítulo de la primera temporada de And Just Like That, el reboot de Sex and The City. Prometo no hacer ningún spoiler del final, pero tengo la necesidad de compartir mi sensación agridulce. ¿Y ya está? ¿Nada más? Entiendo el poder de las tramas abiertas para continuar con una posible siguiente temporada, pero la serie me dejó totalmente indiferente.

Cuando tenía catorce años, los viernes por la noche, en Divinity, emitían capítulos salteados durante unas dos horas, sin descanso. Recuerdo tener que escabullirme a otra habitación para verlos. De hecho, las adolescentes, por aquel entonces, no recibíamos ningún estímulo del exterior del tipo de Tik Tok o Euphoria y, por supuesto, para mis padres la serie estaba bastante fuera de lugar en mi vida. Pero yo me las apañaba tanto que he acabado utilizando las muletillas de Carrie al escribir y tengo muchas escenas de la serie grabadas en mi retina. Véase que tu ligue te deje con un post-it o la cobra en el lago de Big y Carrie.

Cuando HBO anunció el reboot, me alegré muchísimo -y no fui la única-. He visto la serie unas cuatro veces de principio a fin y las películas en incontables ocasiones, hasta el punto de acordarme de los diálogos de memoria. Y, sintiéndolo mucho, con And Just Like That, no lo he sentido igual.

Uno de las cosas que más me ha decepcionado es el ritmo de la serie y las tramas incompletas. En Sex and the City, cada capítulo tenía su independencia narrativa dentro de una línea coherente que se desarrollaba en todas las temporadas. Algo que no han conseguido con éxito en el reboot. ¿Por qué no se desarrollan las tramas? Por ejemplo, ¿cómo deja de beber Miranda? ¿De qué manera Charlotte y Harry aceptan el cambio de sexo de su hija? ¿Standford se marcha a representar a una tik toker al otro lado del mundo y a Carrie y a Anthony les da igual? Son tramas que hubieran podido tener una continuidad en los capítulos que se ha perdido por la necesidad de abrir otras nuevas para buscar un dinamismo, en mi opinión, sin sentido.

Otro asunto que me ha sorprendido es la repetida afirmación que escucho a mi alrededor: “es como que ya no quieres ser como ellas”. Las cuatro veces que he visto la serie, me he sentido identificada con todos los personajes en alguna de sus experiencias y eran, cada una en su estilo, mujeres a las que admirabas a pesar (o a causa) de su imperfección, y es que, ¡tú podrías ser esa mujer! Soy consciente de que, por mi edad, me voy a identificar más con las vivencias de una mujer de treinta que de cincuenta años, pero algunos de los rasgos de los personajes, que era lo que nos gustaban de ellas, se han perdido. He incluso, acercándose los treinta, se agradece una guía o referente de cincuenta a la que admirar.

Por último, algo que está directamente relacionado con el guión, es la necesidad de ser políticamente correctos con la audiencia y los temas que se tratan. Es algo que en la serie original, no pasa, obviamente porque en los noventa, algunas temáticas que podían ser hoy en día conflictivas y dar pie a polémica, no se planteaban que pudieran serlo. En And Just Like That, todas las tramas que pueden desencadenar en una polémica, terminan de manera correcta.

No quiero que este artículo se convierta en una crítica a la serie, porque me considero fan de todo lo que provenga de Sex And The City, Michael Patrick King y queen Sarah Jessica Parker, pero precisamente por ello, me esperaba más. Lo que sí me dejó con ganas de más es el documental que estrenaron tras la emisión del último capítulo. ¡Sarah Jessica tiene un almacén con la ropa más icónica de Carrie! ¿Cómo es eso? También me encantó cómo Michael Patrick King “mata” el sombrero de Carrie en la escena de París después de que ella montara el look alrededor de él, o cómo fue el proceso de dejar a Cynthia Nixon dirigir un capítulo. También creo que la desaparición de Samantha la han salvado como bien ha podido, ¿qué otra cosa podían hacer?

Como diría Carrie, “I couldn’t help by wonder”, ¿qué hubiera pasado si el reboot nunca hubiera ocurrido? ¿Hubiese sido mejor opción?

Abrimos debate en nuestro Instagram y, mientras, siempre nos quedará volver a ver la serie original para volver a soñar en bucle…

And Just Like That… y nada más

Subscribe to stay up to date