Portada del libro mi año de descanso y relajación
Por qué ‘Mi año de descanso y relajación’ es el libro que deberías estar leyendo (si no lo has hecho ya)
Article
Written by Emma Mariscal
18.05.20

Existe un libro que puede resultar familiar a la generación millenial. Su autora, Otessa Moshfegh, se encargó de escribirlo hace un par de años, y ahora, tiene más sentido que nunca.

El celebrado relato de Otessa Moshfegh y su ya icónica portada llevan algún tiempo apareciendo periódicamente en nuestras redes a través de sus cada vez más numerosos admiradores. Y no es de extrañar. En medio de la vorágine productiva en la que vivimos -algo de lo que el confinamiento ha dejado constancia (no sabemos -o soportamos- estar sin hacer nada)-, la idea de entregarse a la pereza y dejarse llevar por todo lo que se supone que no debemos hacer se antoja cuando menos interesante. La protagonista del libro, en plena crisis existencial, opta por dejar de pensar, de ‘hacer’ y casi de existir durante un año. Un año que dedica a ver películas malas en bucle, a comer comida basura y beber alcohol y bebidas azucaradas como base de la dieta, a no moverse del sofá y a comprar compulsivamente. Y todo ello en una nebulosa ocasionada por la sedación autoimpuesta. ¿Aún no te hemos convencido? Pues aquí van algunas razones para leerlo cuanto antes:

 

Es uno de los libros del momento

Lena Dunham o Isa Calderón son solo algunas de las que lo han alabado públicamente -“Es la h*ostia de divertido”, aseguró la primera- y su autora, Otessa Moshfegh, es uno de los nuevos nombres más valorados por la crítica. Se dice, además, que es el libro que mejor refleja a una generación, la nuestra, a la que le han enseñado a exigirse siempre demasiado… Y a paliar con pastillas los efectos de ello. Ahora, por fin, alguien se ha preguntado: ¿y qué pasa si lo que quiero es no hacer nada?

Trata temas muy serios… con mucho humor

La protagonista consigue hacerse con un sinfín de recetas médicas para somníferos y tranquilizantes de todo tipo y olvidarse de todo y de todos durante un año. Un año, como su propio nombre indica, de descanso y relajación. Pero, ¿es esta la mejor forma de abordar los problemas?, ¿no es capaz la psiquiatra a la que acude de ayudarla realmente? ¿puedes terminar con un acopio tal de pastillas con sólo ‘pedirlas’? En el libro, y por desgracia aún en muchas consultas especializadas, la sobremedicación está a la orden del día y es un debate que, cada vez más, está empezando a generar controversia. Pero la autora no lo aborda directamente… Te hace pasar un buen rato, y te deja sacar tus propias conclusiones.

Es una auténtica lección vital

Y no solo en cuanto a la forma de abordar los problemas, sino también a cerca de las relaciones. En el libro aparecen dos clave, y las dos igual de tóxicas. La primera es la de la protagonista (cuyo nombre nunca llega a decirse) con el único casi-novio de su vida, quien la desprecia y ningunea tras volver a ella cada vez que no tiene a otra ‘mejor’. Esto le pasa factura -unido a otros problemas- hasta el punto de hacerla tirar la toalla no solo con él, con todo. La segunda -con más peso en el libro- es totalmente opuesta, con su mejor amiga Reeva. Una amiga que siempre está allí para ella, no matter what, y a la es ella misma quien desprecia una y otra vez hasta conseguir alejarla. Es entonces cuando se da cuenta de lo que tenía, y sin ningún tipo de relación tóxica en su vida, comienza en camino de la sanación.

Por qué ‘Mi año de descanso y relajación’ es el libro que deberías estar leyendo (si no lo has hecho ya)

Subscribe to stay up to date