El ‘moodboard’ según Ana Casasnovas, África Pitarch y Pils Ferrer
Article
Written by Ivet Puig
23.06.20

Un moodboard o muro de inspiración es una herramienta imprescindible en toda profesión creativa. Sin embargo, ¿qué es exactamente? ¿para qué sirve? Y sobre todo, ¿cómo crearlo? La estilista Ana Casasnovas, la ilustradora África Pitarch y la arquitecta y experta en collages Pilar García-Ferrer responden a través de su experiencia personal y profesional en un debate abierto y distendido sobre esta herramienta creativa.

Ana Casasnovas, estilista

La estilista y consultora creativa Ana Casasnovas ha trabajado para publicaciones como Harper’s Bazaar o Vogue, entre otras, y siempre utiliza un moodboard antes de una sesión de fotos. Asegura que para ella es “una herramienta de trabajo fundamental  a la que hay que dedicar todo el tiempo que haga falta”. Acostumbrada a trabajar en equipos formados por fotógrafo, modelos, asistentes, etc. argumenta que el moodboard es clave para que todos “remen en la misma dirección”. “Un moodboard bien trabajado casi te asegura 100% el éxito de la sesión de fotos”, comenta.

Según la estilista, el trabajo empieza por tener clara la idea alrededor de la sesión de fotos y profundizar en las cosas importantes sobre esa época o temática. Por lo que requiere un trabajo de investigación sobre referencias en distintos ámbitos como el cine, la música, la arquitectura, etc. Todo aquello que te permita crear un universo creativo en cuanto a imagen.

El siguiente paso es “bajar las referencias a looks”, es decir, seleccionar aquellas imágenes más relevantes para transmitir la idea con la que estamos trabajando y traducirlas en looks, de tal forma que el día de la sesión de fotos ya estén todos los looks montados.

El aspecto final es un collage de fotos con las menos slides posibles “con el objetivo de que simplemente mirándolo puedas tener una idea general del ambiente que quieres crear”. El moodboard estará acabado cuando tanto cliente como el resto del equipo tengan 100% clara la idea y las mismas referencias, sin dejar margen a la equivocación.

En este sentido Casasnovas asegura que no es tan importante la plataforma que se utilice para crearlo sino que para ella es fundamental tenerlo impreso el día de la sesión de fotos para que todo el equipo lo comparta.

En cuanto a fuentes de inspiración, podríamos decir que su mantra es “vivir con los ojos abiertos” porque nunca sabes qué puede inspirarte. La estilista asegura que está acostumbrada a guardar y clasificar imágenes constantemente, ya no solo a través de carpetas en Instagram también clasificando revistas con post-its para poder revisitarlas en cualquier momento.

Según Casasnovas, esta tarea es importabte porque aunque “la creatividad evoluciona, el gusto personal no”. Por lo que solemos mantener siempre unas mismas referencias creativas que en su caso se encuentran en Vogue Paris. “Siempre es la primera referencia que voy a buscar”, asegura.

Moodboard creado por Ana Casasnovas para una sesión de fotos para Serrano 47. D.R.
Resultado de la sesión de fotos para Serrano 47. D.R.

África Pitarch, ilustradora

África Pitarch es ilustradora y directora de arte, aunque estudió arquitectura decidió dedicarse a su carrera como artista que la ha llevado a ilustrar, sobre todo, en los sectores de la moda y  la música. Para Pitarch un moodboard es “un imaginario que hace referencia a un proyecto, aunque no tiene porque ser de trabajo”. Puede ser una nueva casa, un viaje, una forma de vida o, en su caso, una ilustración.

La ilustradora cuenta que en sus moodboards caben todo tipo de objetos: desde imágenes, vídeos, sonidos, palabras, etc. “Lo interesante para mí es que un moodboard no tenga límites y que hable en su conjunto del fin al que quieres llegar”, explica.

La finalidad con la que utiliza esta herramienta creativa es para aclarar sus ideas y organizarlas, “ver qué tiene relevancia para un proyecto y qué no”. “Me sirve para que todo el proyecto tenga una cohesión fuerte y que toda la composición hable de lo mismo”, comenta. Según Pitarch, en el caso de la ilustración “la paleta de colores que uses o el trazo hablan mucho del mood de la obra, todos los elementos juntos transmiten algo que podría cambiar tan sólo cambiando un color”.

Para crearlo utiliza el formato digital y admite que “aunque hay personas que hacen del moodboard un arte en sí” no es su caso. Por contra, crea carpetas con muchos archivos de todo tipo y cuando considera que tiene suficiente material empieza organizarlo. “Voy escogiendo y descartando hasta acabar con la selección final en un documento, pero sin ninguna composición estética”.

En su caso, el momento de dar por finalizado un moodboard es cuando ya lleva un par de días trabajando en él y le entran las ganas de empezar a trabajar en el proyecto. “Ahí es cuando siento que ya lo tengo, que está acabado”.

En cuanto a inspiración, también confiesa tener un montón de carpetas en Instagram ya que es “una fuente constante de miles de cosas” pero a parte de eso, “viajar, visitar museos y galerías dónde descubrir nuevos artistas, rodearte de gente creativa, de las conversaciones con amigas, de sus historias, de las mías o de las ideas que surgen hablando de temas de actualidad”.

Para ello Pitarch es partidaria de hacer evolucionar la creatividad. “Salir de mi zona de confort y aceptar proyectos en los que a priori no me siento tan segura; cuanto más segura de mí misma y de mi trabajo estoy, más libertad creativa me permito”.

Boceto de África Pitarch. D.R.
Ilustración de África Pitarch. D.R.

Pils Ferrer, arquitecta y artista de collages

Pilar García-Ferrer también estudió arquitectura y sigue dedicándose a ello. Sin embargo, desde pequeña se ha interesado por el mundo de las artes plásticas y visuales y diversas experiencias en su vida la han llevado a crear composiciones artísticas con la técnica del collage. La artista conocida como Pils Ferrer se inspira en elementos de la naturaleza, aunque en realidad confiesa que saca la inspiración “de las situaciones cotidianas, aquellos momentos que me hacen feliz me inspiran inconscientemente”. Por eso lleva siempre un cuaderno encima para apuntar las ideas que se le ocurren cuando va por la calle o no tiene tiempo para desarrollarlas. 

Para ella un “moodboard es una forma de poner ideas sobre la mesa” y también lo considera una herramienta esencial. “Hacerlo me permite llegar a resultados que nunca hubiera obtenido de no ser por él”, comenta. Según Ferrer también se puede aplicar a muchas disciplinas “no solo en moda y no siempre en servicio del arte”. En este sentido considera que un moodboard pueden ser “ideas escritas en una pizarra y un par de artículos que las justifiquen”.

En su caso, el formato digital y analógico no están reñidos. “Para una idea concreta prefiero desarrollarla en digital ya que dispongo de más recursos e información, pero cuando se trata de sensaciones me gusta más hecho a mano porque le puedo dar tres dimensiones y mezclar componentes”, explica.

El proceso a seguir es el siguiente. En primer lugar tener la idea para una composición, luego investigar – buscar elementos complementarios a la primera idea y otros materiales que la expresen. Profundizar en la idea y por último, presentarlo de forma que quede estético en cuanto a color y el resto de elementos. “De hecho a veces el moodboard acaba siendo el propio collage”, confiesa.

Para la creativa lo más difícil es saber cuándo está acabado. “Hay veces que me lanzo a ejecutar la idea a la primera, mientras que otras puedo tirarme horas revisándolo”.

Preguntada por si cree que la creatividad evoluciona, Ferrer contestó: “creo que era Picasso que decía que todos los niños nacen con creatividad pero con los años te van dando directrices que la limitan. Es importante mantener esa creatividad desde pequeño e ir ejerciéndola a medida que vas creciendo”. Aunque admite que el gusto también juega un papel importante: “a medida que vas educando tu gusto tienes más recursos para hacer composiciones y eso se consigue a través de la intuición que es una suma de todo (tus experiencias, tu formación, etc.)”.

Collages de Pils Ferrer en la pared. D.R.
Collage de Pils Ferrer. D.R.
El ‘moodboard’ según Ana Casasnovas, África Pitarch y Pils Ferrer

Subscribe to stay up to date