El retorno de los flecos
Article
Written by Marta de la Oliva
18.10.20

La tendencia regresa, una vez más, en clave artesanal y festiva.

El origen de los flecos se encuentra en la antigua Mesopotamia y, aunque no hay evidencia física de ello, se sabe por las esculturas de la época y relatos escritos, que era un adorno utilizado por todas las clases sociales. Siglos más tarde, en el antiguo oeste, esta ornamentación se confeccionaba por separado al resto de ropa con cuero o ante y tenía la función de repeler la lluvia para que el agua no se adhiriera a las prendas. En los años veinte, los flecos se convirtieron en la tendencia de la década, un mérito que se debe atribuir a los diseñadores Madeleine Vionnet y Charles Worth por ser pioneros en empezar a incorporarlos a sus diseños. Poco a poco, se empezaron a asociar con el charlestón ya que las bailarinas los utilizaban en sus vestimentas. 

Los flecos son una tendencia cíclica que vuelve con fuerza para esta temporada siguiendo distintas reinterpretaciones.

D.R. Alberta Ferretti AW2020.
D.R. Alberta Ferretti AW2020.

En el último desfile de Bottega Veneta, entre el repiqueteo de las botas (ahora de punta cuadrada), los flecos bailaban al son de los acordes de violines y chelos: abrigos, vestidos y, por supuesto, accesorios, Daniel Lee volvió a dar una lección maestra de cómo convertir prendas en tendencias. Al salir del desfile, el diseñador dijo: “Cuando analicé los inicios de la marca, la suavidad era un motivo recurrente, es algo que encuentro muy inspirador y me pregunté, ¿cómo podemos hacer algo cómodo y a la vez elegante?”. Los flecos de Bottega Veneta son reconocibles por ese motivo, el de querer dar una vuelta de tuerca a una tendencia recurrente y asociarlos al heritage de la marca.

D.R. Bottega Veneta AW2020.

También encontramos flecos en The Attico, en una lookbook que se convierte en un homenaje a la mezcla de emociones que ha sido la cuarentena. Para Gilda Ambrosio y Giorgia Tordini, “esta colección es la vuelta a nuestros origines. Después de meses encerrados, queremos ponernos un vestido y sentirnos poderosas”. Los flecos en The Attico son, por supuesto, en clave festiva igual que lo son en en Area, de inspiración años veinte y con componente escultural: tops trenzados de strass que escalan hasta convertirse en tocados y terminan en forma de flecos.

D.R. The Attico AW2020.

En otro extremo, encontramos en Joseph y en Off White la reinterpretación de la tendencia en prenda exterior a medio camino entre el cut out y el fleco, así como en faldas dotando de movimiento una silueta lápiz. Este patrón también lo podemos encontrar en Prada, pero mezclado con punto así como con sastrería: una combinación aparentemente incoherente que casa a la perfección tanto en faldas como en blusas con flecos que caen a modo de cascada.

D.R. Joseph AW2020.
D.R. Off White AW2020.

En Jil Sander, los flecos  van de la mano del punto, pero también aparecen a modo de maxi-accesorio: un collar de flecos sobre-expuesto encima de un vestido. En Rodarte también se juega con la sobre exposición en toreras de lentejuelas y flecos.

De lo que no cabe duda es que los flecos son sinónimo de movimiento y que la tendencia resurge como la necesidad alentadora de buscar el cambio y la liberación.

Vestido capa de Taller Marmo.
Bolso de Rosantica.
Blusa de Gabriella Hearst.
Falda de Officine Générale.
Top asimétrico de Balmain.
El retorno de los flecos

Subscribe to stay up to date