Imagen de Jane Birkin con sus hijos, elegida para conmemorar el día de la madre.
¿Cómo no homenajearte?
Article
Written by G.R.
3.05.20

A ti, mamá, que mereces que todos los días del año sean en tu honor.

Homenaje: 1. demostración pública de admiración y respeto hacia una persona.

Por ejemplo: una madre.

Desde pequeña todos los de mi alrededor me han repetido: “una madre no puede ser una amiga. Una madre es una madre”. Siempre he entendido el significado de la frase, pero nunca he podido llevarlo a cabo. ¿Qué no puede ser una madre?

Mi madre, como la mayoría de las madres, es y sigue siendo enfermera, psicóloga, maestra, abogada, confidente, cocinera y ‘arregladora’ de cualquier tipo de desastres. Desde un corazón roto hasta una camiseta desteñida.

Dicen que la edad a la que más la necesitas es de los 0 a los 3 años, pero estoy convencida de que la edad a la que más la necesitas no es realmente una edad. Es una época. Cuando te independizas.

Da igual el tipo de lavadora que te hayas comprado, ella es más lista que el programador. No importa si no ha visto un horno como el tuyo nunca, hará la comida mejor que tú en tu propia cocina. Además, cuando creerás tenerlo todo bajo control, tendrás tus propios hijos y volverá a empezar el ciclo de pregunta/respuesta.  Renegarás de hacer las cosas como ella, pero indudablemente acabarás siendo su reflejo. ¿Quién no se ha parado nunca a pensar eso de “creo que cada vez me parezco más a mi madre”?

Directamente sin ellas, el ciclo de la vida se hubiera parado, nos habríamos extinguido, adiós. Son como el agua, sin madres no hay vida.

Aún recuerdo cómo me miraba la primera vez que me rompieron el corazón. Yo creía que me iba a morir y ella me miraba como yo necesitaba que me mirasen. Permitiéndome morir un poco. Una actuación excelente si tenemos en cuenta que ella había aprendido muchos años atrás que, de amor nadie se muere. Pero así son las madres, nos enseñan lecciones de vida como si nunca las hubiesen vivido para que no descubramos nunca cuánta vida alberga en ellas realmente.

Y todavía sigo pensando, ¿cómo no vamos a homenajearte?

¿Cómo no homenajearte?

Subscribe to stay up to date