Las joyas de Las Tres Gracias
Article
Written by Marta de la Oliva
9.06.20

Beyza Arman dejó su trabajo como buyer de Harvey Nichols para crear Peracas, la firma de joyería inspirada en obras del romanticismo y realizada a mano por artesanos turcos, que ya ha conquistado a los grandes retailers del mundo

Beyza Arman creó Peracas, su propia firma de joyería, casi por inercia. “Cuando era pequeña, solía jugar con la ropa y joyas de mi abuela y, aún hoy, mis piezas favoritas son las que le pertenecieron”, cuenta.  La evolución hacía la creación de su  propia marca era predecible y Beyza, que trabajaba como buyer para los famosos almacenes ingleses Harvey Nichols, decidió dejarlo todo para embarcarse en su pequeña aventura, la que arropan ya grandes retailers como Luisa Via Roma o Moda Operandi. “Por mi trabajo tenía que estar siempre en búsqueda de nuevas marcas y solía merodearme la idea de fundar algo mío. Además, a veces diseñaba vestidos y joyas para mí misma de cara a algunas celebraciones, y mis amigos y familiares me preguntaban de dónde había sacado las joyas que llevaba”, explica la diseñadora. Así que, tras una exhaustiva búsqueda, encontró un pequeño taller en Estambul en el que poder producir las piezas tal y como ella las imaginaba, hechas minuciosamente a mano, y decidió lanzarse. “Tengo el equipo perfecto, se han convertido en mi familia”, asegura.

El resultado son joyas de reminiscencias románticas que combinan oro con perlas, cristales y piedras preciosas. Su inspiración proviene de los cuadros renacentistas, del jardín de Bóboli en Florencia y, por supuesto, de la naturaleza. “Todas las piezas son el reflejo de una historia del pasado: cada joya representa una figura inmersa en una de las pinturas de Botticelli o la belleza encantadora de una diosa griega”. Peracas es un jardín bucólico que huele a lirios y a rosas perfumadas. Beyza se lo imagina “rodeado de árboles gigantes y grandes hortensias apareciendo por todas partes. Chopin está tocando una de sus piezas mientras un rayo de la puesta de sol te da justo en el rostro. ¡Soy una romántica empedernida!”

Para ella, la relación que hay entre las joyas y el arte es indispensable dentro de la firma. “La colección actual respira el encanto de Las tres gracias, La Primavera y El nacimiento de Venus de Sandro Botticelli, es mi artista favorito. También, el de las pinturas de bodegones de mesas llenas de frutas y verduras de Jan Davidsz de Heem y su belleza caótica, así como la actitud de las mujeres en las pinturas de Sir Lawrence Alma Tadama: mujeres juguetonas, divertidas pero ingenuas”, explica.

Para Beyza, “la mujer Peracas es romántica, pero a la vez fuerte, sofisticada. En definitiva, ha heredado el estilo del pasado llevándolo al presente con la elegancia que le caracteriza”. El perfecto halo de actitud actual mezclado con la indudable belleza de siglos anteriores.

Las joyas de Las Tres Gracias

Subscribe to stay up to date