Laura Opazo: «El consumo consciente es volver a empoderar al consumidor»
Interview
Written by Ivet Puig
29.01.21

Hablamos con la publicista y autora del libro ‘Armario Sostenible’ (Zenith), Laura Opazo, sobre el momento de cambio en el que nos encontramos, cómo hemos llegado hasta aquí y cómo conseguir una relación positiva y constructiva con la moda.

¿Cómo surgió la idea del libro?

Tras realizar un curso sobre moda sostenible, empecé a utilizar las redes sociales para divulgar conceptos de sostenibilidad pero con cierto estilo, de una manera amena, cercana. La gente tiene en la cabeza que la moda sostenible es hippie, sin estilo, … y decidí usar mi platforma para demostrar que se puede tener estilo y preocupación medioambiental al mismo tiempo.

Poco después la editorial me encargó el libro y fue como si me hubieran leído la mente.

La sostenibilidad es un concepto muy complejo, ¿cómo abordaste el tema en el libro?

Como lectora me costaba encontrar algun libro que aglutinase todo lo que a mi me interesaba o toda la información que quería saber. Distribuí el libro de una forma asequible pensando en esa gente que no está familiarizada con la moda.

Tampoco quería reducirlo a «10 pasos para ser sostenible». No me gusta aleccionar a nadie y menos sin  explicar antes por qué hemos llegado a la situación en la que estamos.

Por ello incluyo una investigación a nivel sociológico del consumo y a nivel publicitario para entender cómo nos afecta… Y al final sí que doy unas pautas. Considero que consumir de una forma consciente e inteligente es la clave, o una de ellas.

¿Cómo interpretas el consumo consciente?

Creo que el consumo consciente propugna volver a recuperar la reflexión. Es decir, no actuar en el aquí y el ahora al que nos ha llevado la era digital. Y darnos cuenta de como nos influye y nos afecta la publicidad a día de hoy.

La gente dice «eso de la sostenibilidad es como consumían nuestros abuelos, tampoco hemos inventado la rueda». No, pero nuestros abuelos no recibían 6.000 impactos de media diarios de publicidad. No jugamos con las mismas condiciones.

Por tanto, es volver a lo anterior pero con las consignas actuales y eso es muy complicado, no es tan fácil.

¿De qué formas crees que la pandemia ha impulsado un consumo más reflexivo?

Por un lado, nos hemos dado cuenta que hemos delegado tanto la producción que nos hemos vuelto dependientes. En marzo del año pasado no teníamos mascarillas porque no se fabricaban aquí. Eso es muy fuerte y creo que nos dio un golpe de realidad.

Hasta ahora la gente compraba primando la relación calidad precio (bonito y barato) y en cierto modo la calidad se dejaba de lado. Pero de repente ahora decimos, vamos a apoyar a lo de aquí. Este vínculo emocional es muy importante porque las marcas de aquí generan riqueza local.

Además, la incertidumbre ha provocado que si tienes que comprarte algo, quieres que sea permanente y duradero.

¿Añadirías algo más?

También nos hemos dado cuenta de como se ha revolucionado la naturaleza. Y hemos aprendido que la contaminación también tiene que ver con la salud en un momento como este.

Hay gente que no aprende, que no saca nunca conclusiones y simplemente ve esto como un encierro una privación de derechos y lo ve con enfado, pero creo que hay bastante gente que sí que ha reflexionado un poco más.

Vía Instagram @laura_opazo

Pasamos a comentar algunos términos y afirmaciones de los que hablas en el libro, ¿te parece?

¡Claro!

Apocalipsis retail, ¿qué es?

Es un término acuñado en Estados Unidos para definir el cierre de muchas tiendas. En pro de lo virtual cierra lo presencial, lo físico. Es cierto que eso ocurre, pero nuestro país es muy social, nos gusta mucho relacionarnos y hay gente que todavía necesita tocar los productos. Las tiendas van a reducir en número, y no van a ser meros lugares donde vayas a comprar y te marches, van a ser como showrooms experienciales donde vayas a vivir una experincia al lado de la marca.

La deshumanización del consumo…

Si todas las transacciones se hacen online perdemos esa conexión con la marca o las personas que trabajan en la marca. El virtual tiene esas carencias que tendrán que ir solventando con más transparencia y más comunicación por parte de la marca con los consumidores y, por otro lado, ofrecer en los puntos de venta que queden abiertos oportunidades para interactuar y dialogar con sus clientes. No solamente venderle un producto.

La situación actual de sobreconsumo «no es nuestra culpa». Entonces, ¿de quién es?

Son culpas compartidas. La industria tiene una gran parte de la culpa porque se ha servido de la estrategia de la publicidad para generar en nosotros una ansia de consumo por encima de lo normal. Pero también está en nuestra mano no ser seres flotantes, tenemos que ser un poco reflexivos.

El consumo consciente e inteligente es un arma de poder. Es volver a empoderar al consumidor y volverle a dar una herramienta que tiene pero que ha olvidado que tiene.

Y por supuesto de los gobiernos. Debe haber más legislación a nivel medioambiental de cómo se produce y exigencias a las empresas para que gestionen los residuos que generan.

«Hoy por hoy la moda sostenible es tan plural como la moda fabricada de forma lineal.»

La moda sostenible es difícil…

Aquí me refiero a que la gente piensa que la moda sostenible es hippie, que le falta estilo no es moda bonita ni estética ni elegante pero creo que cada vez más se comprueba que no es así.

Se asocia a un estilo hippie porque fue en los 70 cuando nacieron muchas ONG en pro de proteger el medio ambiente. Es normal que la gente de los 70 que estaba en contra de como se estaba fabricando, adoptaran ese estilo y hasta ahora era el representativo de la gente que estaba asociada a la preocupación medioambiental. Pero hoy por hoy la moda sostenible es tan plural como la moda fabricada de forma lineal. 

… e ¿incómoda?

Hay mucha gente que piensa que es inaccesible, que es poco asequible. En primer lugar lo más sostenible es utilizar lo que ya tienes con lo cual no hay que gastarse un duro. Segundo, reutilizar  lo que ya está producido. Aquí entraría la ropa de segunda mano y vintage, que suele ofrecer prendas a un precio muy bueno. Dentro de la segunda mano hay muchos estratos que permiten un gasto adaptado a cualquier bolsillo.
Y luego hay marcas de moda sostenible que trabajan en la franja del lujo y otras con precios medios. Low cost no las va a haber porque va asociado a un modelo de producción concreto.

¿Qué reacciones esperas provocar con el libro?

Me gustaría que invitase a la reflexión, sobre todo. Ser un poco aperturista.

Yo parto del no juicio hacia los demás porque creo que a la gente la atraes más cuando eres seductor que cuando eres impositivo.

Espero que les guste que reflexionen y que incorporen pequeños cambios en su día a día. Por ejemplo, que sean mas creativos con la ropa que ya tienen, jugar con ella, darle una oportunidad a prendas que no se están poniendo tanto… es decir, que trabajen un poco más el autoconocimiento y la creatividad que es una herramienta que creo que se trabaja muy poco y es super importante. También despertar esa curiosidad por saber y que entiendan un poco por qué nos pasa lo que nos pasa. 

Poder decir, con lo que he leído, qué tipo de sociedad voy a construir, qué me apetece. Lo ideal es que lo lean y decidan ir transformando un poco su relación con la moda. Que sea más positiva, más constructiva y no solamente a nivel personal sino también social. 

Laura Opazo con su libro 'Armario Sostenible'. D.R.
Laura Opazo: «El consumo consciente es volver a empoderar al consumidor»

Subscribe to stay up to date