Pantalones a medida para resaltar la identidad de quién los lleva
Article
Written by Ivet Puig
15.09.20

Lamner nació de un impulso creativo que Claudia Martínez tuvo la necesidad de materializar. Y precisamente, a través de la confección de pantalones a medida, la marca tiene el objetivo de rescatar la parte más visceral de cada mujer, aquella que que nos mueve por impulsos.

«Creo que me llamaría la atención como observadora externa si no conociera mi marca y viera por primera vez una marca exclusivamente dedicada al pantalón para mujer», explica Claudia Martínez, fundadora y diseñadora de Lamner Studio, una marca española que, efectivamente, se dedica únicamente a la confección a mano de pantalones de diseño.

Según la diseñadora, Lamner quiere representar «un sentimiento de reciprocidad y correspondencia con respecto a esa parte de cada una con la que nos sentimos empoderadas, con la que más nos gustamos y más nos gusta identificarnos».

Y para hacerlo utiliza el pantalón, como prenda icónica y con fuerza sinónimo «de historia, de conjeturas y de revolución». «No tuve duda alguna al escoger el pantalón», asegura. Además, el hecho de dedicarse al monoproducto le permite «explotar al máximo la creatividad y la práctica en algo concreto, así como crear a caballo de las temporadas que marca la moda».

Aunque los pantalones de su primera colección no tienen una inspiración en concreto, a través de ellos Claudia Martínez quiere evocar «la sensación de conciliar la relación entre la nostalgia de otras épocas y las creaciones más vanguardistas», cogiendo cosas del pasado para interpretarlas con materiales y diseños más futuristas.

Hasta ahora sus diseños han interesado a clientas con curiosidad por probar la experiencia de tener un pantalón hecho a medida, pero también a otras interesadas por motivos anatómicos, ya que sus medidas no encajan en las tallas estandarizadas de producción en serie. Y aunque la marca quiere abrazar a todas ellas, se dirige idealmente a una mujer «que entiende la moda como un arte y como vía de expresión; que valora la tradición y el trabajo hecho a mano y a la que es meticulosa en el detalle y extravagante en el porte».

Además, Lamner huye del fast fashion con un sistema de confección bajo pedido que, según la diseñadora, «ofrece todas las ventajas que una firma emergente puede desear» ya que admite todo tipo de cambios y dota a cada pieza un sello personal.

 

«Cada prenda puede considerarse única por el simple hecho de que la clienta ha participado en el proceso desde el principio a través de una conversación de tú a tú.»

Pero sobre todo destaca el valor de que «cada prenda pueda considerarse única por el simple hecho de que la clienta ha participado en el proceso desde el principio a través de una conversación de tú a tú».

Lamner es el resultado de un proceso autodidacta de su fundadora que, después de graduarse en psicología sintió la necesidad de materializar su vena creativa y empezó a formarse en patronaje. Poco tiempo después tuvo claras tres cosas: que quería trabajar por cuenta propia, que quería centrarse en el mundo de la sastrería dirigiéndose a las mujeres y que debía recorrer este camino con una prenda que marcara la diferencia con el resto de firmas.

Ahora, Claudia Martínez ya está pensando en su segunda colección que, asegura, va a traer el sabor de los años 70, aunque no de forma explícita. Entre sus planes de futuro también figuran la apertura de un espacio de venta al público, desarrollar un servicio a medida que encaje en la sociedad digitalizada y colaborar con otras marcas para ver cómo Lamner se expresa en otros contextos. «Creo que este es un periodo muy idóneo para eso. La sociedad se transforma y las marcas tenemos que ir a la par», opina.

Pantalones a medida para resaltar la identidad de quién los lleva

Subscribe to stay up to date