Romain Reglade, el director de vídeo con el que todas las marcas quieren trabajar
Interview
Written by Marta de la Oliva
28.05.20

Este joven ha conseguido, con tan solo 24 años, trabajar con marcas como Dior,  Ralph Lauren, Moncler y Baccarat. Romain Reglade nos descubre los secretos del vídeo y prevé cómo va a posicionarse dentro de la comunicación de las firmas.

¿Cómo empezó tu interés por la videografía y cómo empezaste a trabajar de ello?

Siempre me he sentido atraído por las artes estéticas. De pequeño cogía los planos de arquitectura que hacía mi madre y me fijaba en cómo distribuir el espacio, en los puntos de luz, la composición… Me hice con mi primera cámara a los doce años y empecé a experimentar con todos los medios: fotografía, vídeo, stop motion

Como vivía en París, me fue más fácil adentrarme en la industria sobre todo por poder asistir a la semana de la moda. Recuerdo pedirles a mis profesores que me dejaran salir quince minutos antes de clase para poder ir al desfile de Valentino y tuve la suerte de que muchos de ellos lo entendían y me daban esa libertad. Mientras, empecé a trabajar con algunas revistas y Vogue Brazil me dio la oportunidad de poder viajar y hacer fotos de backstage durante las cuatro fashion weeks. Así que ahí estaba yo, con mi cámara y diez y siete años volando a Nueva York, Londres, Milán y París, fue una experiencia increíble. Esto me permitió conocer a gente del sector, aprender mucho y ver con mis propios ojos la energía que se desprende en cualquier desfile.

Después empecé a estudiar una licenciatura en la universidad de Oxford y acabé de formarme haciendo una doble licenciatura de LSE y Bocconi, en economía y ciencias. Tras terminar todos mis estudios, decidí apostar por ello, volví a Paris y fundé mi propia agencia de creación de contenido para marcas de lujo. Entre nuestros clientes están Dior, Moncler, Hotel du Cap Eden Roc…

Romain Reglade.

¿Cómo ves el futuro de la industria? ¿Qué crees que va a cambiar?

El confinamiento ha puesto de patas arriba la industria de todas las maneras posibles. Nos encontramos en una situación sin precedentes que se está llevando muchas cosas por delante, sólo hace falta ver las noticias. Sin embargo, creo que hemos encontrado nuevas maneras de comunicarnos y se ha desarrollado un sentimiento de comunidad muy fuerte. Es bonito ver cómo la sociedad se ha unido para crear campañas para recaudar fondos para hospitales locales, por ejemplo. La industria se está transformando en una sociedad más inclusiva, consciente de su impacto y su difusión.

«El número de marcas que luchan por atraer nuestra atención incrementa por momentos. Es un reto conseguir que el ojo que está haciendo scroll se paré en esa publicación»

¿Cuál es tu opinión sobre la importancia que está ganando el vídeo el sector del lujo? Vemos que cada vez más marcas e influencers lo están incorporando en sus estrategias, ¿cómo crees que va a evolucionar su uso?

El número de marcas que luchan por atraer nuestra atención incrementa por momentos. En el sector del lujo, esto significa un reto para conseguir que el ojo que está haciendo scroll se paré en esa publicación. El vídeo es una herramienta con mucho poder: a diferencia de las fotografías, utiliza sonido, movimiento, trucos al editar… en definitiva, elementos que hacen que te transportes, te cautivan y te entretienen. En el futuro, creo que el vídeo continuará siendo una parte importante de la comunicación de las marcas. El vídeo es un medio mucho más eficiente para contar una historia porque activa a quien lo está viendo.

Creo que podemos ver una tendencia a la autenticidad y simplicidad. Las personas conectan mucho mejor cuando ven que detrás de una campaña no solo hay un propósito comercial y, sobre todo cuando se sienten identificados con los valores de la firma. Esto pasa exactamente igual con los influencers: cuanta más personalidad, originalidad e intención de inspirar tenga el contenido, más convencerá al espectador de que debe dedicar su tiempo a ver el vídeo.

Otro punto clave a tener en cuenta es que se debe capturar a la audiencia en los primeros tres segundos: graba en las proporciones adecuadas, sorprende a tu audiencia y ten un equilibro entre temas simbólicos y reales. Por último, aunque me encanta el sonido y la música, mucha gente consume Instagram sin sonido, por lo que también es importante utilizar recursos gráficos como subtítulos o un texto que llame la atención para que invite a querer descubrir más.

Has trabajado con grandes firmas dentro de la industria como Dior, Moncler, Ralph Lauren… ¿Cómo empezaste a trabajar para ellas? ¿Te dan libertad creativa?

Los clientes fueron viniendo de manera progresiva y de forma muy orgánica. Creo que si pones pasión, energía y dedicación a lo que haces, siguiendo tus valores, al final tu trabajo será reconocido. Respecto a la libertad creativa, depende de los proyectos: algunos hay que limitarse mucho a lo que pide la marca y trabajar de la mano del director creativo, pero en otros nos dejan total libertad y que nuestra intuición sea lo que dicte el resultado.

¿Cuál es el proceso creativo detrás de cada proyecto? Desde tener la idea, escoger la música, grabar, editar…

Cada proyecto es distinto y especial. Estamos felices de poder trabajar con un abanico de clientes muy distintos lo que nos permite innovar, explorar distintos universos, transmitir emociones… El concepto depende del tipo de petición: una campaña digital, una editorial, un anuncio de una colaboración, un evento… Normalmente las marcas tienen una idea básica de lo que buscan, entonces creamos el guión, y mood board para estudiar el DNA de la marca y sus códigos aportando nuestra experiencia de qué localizaciones pueden encajarles, de qué manera van a actuar quienes aparezcan… Esto puede llevarnos tan solo unos días o semanas, depende de lo grande que sea el proyecto. La grabación y la edición deben seguir las guías, los colores y la estética para que el proyecto sea uniforme.

A veces, la música se escoge al principio de todo, sobre todo si el cliente ya tiene algo en mente. En ese caso, se graba teniendo en cuenta la melodía. En otros casos, la música se escoge a posteriori cuando empezamos a editar. Ese momento es crucial ya que la edición va muy ligada a la música. Como director, intento acoplar la imagen y el sonido, asegurándome que la velocidad, los tonos, el movimiento se fusionen perfectamente sin olvidar de incluir algún elemento sorpresa.

¿Dónde encuentras la inspiración?

Mis estanterías están llenas de libros de arte, ensayos arquitectónicos, libros de fotografía: Desde Matisse, Norman Foster hasta Cartier-Bresson. También, por supuesto, películas: crecí con los musicales de Jacques Demy, Gene Kelly o Fred Astaire, y los clásicos italianos como los de Fellini. Mi inspiración consiste en aprender de los antiguos maestros pero también en innovar, me mantengo actualizado todos los días con las últimas tendencias.

«El vídeo es un medio mucho más eficiente para contar una historia porque activa a quien lo está viendo»

¿Cuál es el proyecto más grande que has llevado a cabo? ¿Y el más especial?

Es una pregunta complicada ya que siempre ponemos el corazón en todos los proyectos que hacemos. No obstante, uno de los trabajos más grandes que hemos hecho es el de Hôtel Du Cap-Eden-Roc y Château Saint-Martin en la Riviera Francesa. Nos pidieron que aportáramos nuestra experiencia en moda y estilo de vida para producir y crear el contenido para seis meses. Incluía recursos de redes sociales para cuatro canales sociales diferentes, sitio web y material impreso, así como campañas clave de reapertura en video. Siempre me han encantado esas propiedades, te transportan a un mundo de «glamour, alegría y gourmandise«, por lo que trabajar para ellas fue un sueño.

Respecto al más especial, no podría elegir solo uno: desde filmar en Finlandia con -30 ° C con LuisaViaRoma, hasta una aventura en el desierto marroquí o perderse en las selvas mayas. Sin embargo, hay un proyecto que realmente me llamó la atención: trabajé para la Naked Heart Foundation en Qatar, durante el Love Ball Arabia. El evento era benéfico y pretendía brindar atención y asistencia a niños con necesidades especiales. La gala logró recaudar 7,4 millones de dólares para la Fundación Naked Heart y Al Shaffalah. Algo que recuerdo con especial cariño es que hubo un niño que se acercó mientras filmaba, apartó mi cámara hacia un lado y me regaló un elefante de madera pintado a mano. Cuando le agradecí el gesto con la mirada, me respondió con la sonrisa más profunda que he visto en toda mi vida. Guardo el elefante en mi habitación como un buen recuerdo de ese viaje.

Romain Reglade, el director de vídeo con el que todas las marcas quieren trabajar

Subscribe to stay up to date