Todo lo que nos ha gustado de Copenhagen Fashion Week
Article
Written by Ivet Puig
7.02.22

Desde la ropa a las localizaciones, pasando por los valores que se desprenden de la semana de la moda danesa, esto es lo que destacamos de su última edición.

En los últimos años Copenhagen se ha consolidado como una capital de la moda en Europa y como centro neurálgico de la moda en los países nórdicos a resultas de una estrategia para unir fuerzas y reunir el talento y creatividad de estos países bajo una única plataforma.

Una estrategia que sin duda ha sido exitosa, pues la semana pasada todos teníamos los ojos puestos en lo que estaba ocurriendo en Copenhagen.

“Ha sido una alegría ver la ciudad llenarse de vida una vez más para celebrar la siempre palpitante industria creativa”, decía Cecilie Thorsmark, CEO de la semana de la moda danesa en su valoración de clausura.

“Sin los reencuentros, las nuevas amistades y la inspiración nuestra industria sería un lugar menos brillante. Mientras exploramos nuevos territorios digitales hemos sido capaces de añadir la magia que habíamos perdido fusionando una comunicación multicanal a un nivel global con la intimidad de las experiencias físicas”, destacaba la directiva de esta edición que concluyó el pasado viernes 4 de febrero y que nos ha gustado por los siguientes motivos.

Compromiso con la sostenibilidad

Precisamente desde que Cecilie Thorsmark fue nombrada CEO de CPHFW en 2018, este acontecimiento dio un paso adelante adquiriendo un fuerte compromiso con la sostenibilidad. Una decisión que ha convertido a esta semana de la moda en un referente mundial en este aspecto. Asimismo, en 2020 CPHFW hizo pública una estrategia para su desarrollo sostenible en los próximos años.

En este sentido, la semana de la moda danesa no solo quiere ser lo más responsable posible con el planeta, sino que también promueve que las marcas que desfilan en el marco de su organización lo sean. Así, ha creado una guía de recomendaciones y acciones que las marcas pueden adoptar para alinearse con estos valores a través de sus shows, teniendo en cuenta todos los elementos que entran en juego; desde el catering y los plásticos de un solo uso, hasta con qué sponsors colaborar, cómo hacer el casting de modelos e incluso reflexiona sobre la necesidad de regalar ‘goodie bags’ a los asistentes.

Cecilie Thorsmark en la primera jornada de CPHFW. D.R. Bryndis Thorsteinsdottir

Apuesta por el talento emergente

CPHFW tiene muy claro que para mantener y cultivar el interés por el diseño y la moda nórdicos es importante apoyar al talento emergente. En esta edición, la joven diseñadora Jade Cropper pudo desfilar con su colección AW22 en el “talent slot” reservado para jóvenes diseñadores, tras ser elegida por un comité formado por diferentes profesionales del sector.

Durante la semana también hubo espacio para una cena co-organizada por CPHFW y el Swedish Fashion Council en la que se reunieron diferentes personalidades y creativos locales para celebrar precisamente la importancia de dar apoyo a las próximas generaciones de diseñadores en los países nórdicos. ¡Bravo por ello!

Cena de talentos organizada por CPHFW y Swedish Fashion Council. D.R. Rasmus Luckmann

Diversidad en el casting

Algo que también ha llamado nuestra atención, ha sido la diversidad del casting de modelos. No solo en cuanto a origen de las mismas, sino también en cuanto a edad y tallas. Aunque se trata de un compromiso al que cada vez se suman más marcas y semanas de la moda y debería formar parte ya de la normalidad, creemos que CPHFW ha conseguido un casting realmente representativo y es importante destacarlo. 

De hecho, para que una marca aparezca en el calendario oficial de CPHFW debe haber firmado la Carta Ética de la Moda Danesa, lo que significa que se compromete a asegurar el bienestar de las modelos, cumpliendo con unas condiciones de edad (las modelos deben tener un mínimo de 16 años para participar), ofreciéndoles una dieta saludable y nutritiva y un salario acorde a su trabajo.

Stine Goya. D.R.
Stine Goya. D.R.
A Roege Hove. D.R.
Martin Asbjørn. D.R.
Tomorrow Denim. D.R.
Saks Potts. D.R.

Tendencias destacadas

No podemos esconder que admiramos a Cecilie Thorsmark y el trabajo de su equipo por todo lo que han conseguido hacer con CPHFW y la forma en la que han conseguido posicionar la semana de la moda danesa con una personalidad propia. Pero por supuesto, también nos interesa lo que hemos visto encima de la pasarela y no podíamos dejar de comentarlo en este artículo.

Según CPHFW las tendencias que definirán la próxima temporada AW22 son el ‘color block’, las transparencias, el minivestido y la minifalda. Además, ¡el balaclava! continuará siendo el accesorio estrella (visto en casi todos los desfiles) mientras que el minimalismo nórdico nos seguirá cautivando para vestir en nuestro día a día.

En este sentido, CPHFW es una gran ventana para descubrir pequeñas marcas independientes la mayoría de las cuales diseñan desde una perspectiva muy casual, con prendas pensadas para formar parte de un armario más o menos cotidiano. Entre ellas destacamos, Baum und Pferdgarten, Skall Studio, Day Birger et Mikkelsen, Saks Potts, Gestuz, … entre otras.

Martin Asbjørn. D.R.
Skall Studio. D.R.
Saks Potts. D.R.
Skall Studio. D.R.
A Roege Hove. D.R.
Day Birger et Mikkelsen. D.R.
Martin Asbjørn. D.R.
MKDT. D.R.
Day Birger et Mikkelsen. D.R.
Lovechild 1979. D.R.

El regreso del ‘street style

Pero también nos ha gustado mucho lo que hemos visto en la calle, en las entradas y salidas de los desfiles, donde danesas, suecas y noruegas principalmente han dado una lección de estilo manteniendo la esencia del street style más auténtico e improvisado que otras semanas de la moda han perdido.

Así, en las calles de Copenhagen hemos podido ver desde el minimalismo más puro a las combinaciones más imposibles, pero siempre con ese je ne sais quoi que se desprende del estilo nórdico que medio mundo intenta adoptar.

Pernille Teisbaek en Copenhagen. D.R. Bryndis Thorsteinsdottir
Tine Andrea y Darja Barannik en Copenhagen. D.R. Bryndis Thorsteinsdottir

Un show: The Garment

Si tuviéramos que quedarnos con un único desfile seguramente sería el de The Garment, marca fundada por la creadora de contenido Sophia Roe que comparte dirección creativa con Charlotte Eskildsen, diseñadora y experta en sostenibilidad.

Roe considera que la sostenibilidad pasa por “tener menos pero comprar de forma acertada” es por ello que sus colecciones se componen de prendas atemporales confeccionadas para garantizar la máxima calidad con materiales reciclados y naturales.

Además de sus prendas de estilo minimalista, lo que nos gustó de su desfile fue también la sencillez de su puesta en escena que encajaba a la perfección con la filosofía de la marca.

El desfile tuvo lugar en un espacio de paredes blancas y suelo de cimiento industrial, únicamente decorado con las sillas en las que se sentaron los invitados. Lo interesante es que no había dos de iguales y se trataba de sillas vintage y de segunda mano, la mayoría de ellas de madera, que aportaron toda la calidez necesaria a un espacio aparentemente frío. Además, todos los invitados fueron recibidos con una taza de té para una sensación todavía más íntima y hogareña.

The Garment. D.R.
Localización del desfile de The Garment. D.R.
The Garment. D.R.
Invitación al desfile de The Garment. D.R.
The Garment. D.R.
Todo lo que nos ha gustado de Copenhagen Fashion Week

Subscribe to stay up to date