5 motivos para volver a ver -hoy mismo- la trilogía ‘Before…’
Article
Written by Emma Mariscal
1.06.20

Tenemos razones suficientes por las que volver a ver la trilogía ‘Before…’ de Richard Linklater, y no se nos ocurre un momento mejor.

Fue en el año 1995 cuando Richard Linklater estrenó la primera película de una trilogía hoy icónica, Before Sunrise, con unos jovencísimos Julie Delpy e Ethan Hawke como protagonistas. A la cinta le siguieron Before Sunset, en 2004, y Before Midnigh, en 2013, con los mismos actores y ese lapso temporal de nueve años entre cada una de ellas es como el otro gran protagonista de las historias.

Al igual que después hiciese con Boyhood, donde volvió a explorar las posibilidades del paso del tiempo real en la narración del film, el director y guionista muestra en esta saga el origen, vaivenes y consolidación de una pareja que tuvo la suerte -¿o desgracia?- de conocerse muy joven. Y el realismo con el que lo muestra, enfatizado por la evolución física y psicológica de los personajes, hace que resulte conmovera… Sin embargo, ese no es el único motivo por el que merece la pena rescatar estas películas de la lista de favoritos.

1. VIAJAR SIN MOVERSE DEL SOFÁ

Cada una de las películas transcurre en un destino europeo distinto: la primera en Viena; la segundaen París; y la tercera en una idílica isla griega. La preciosa fotografía de las tres películas, así como la forma en la que sus protagonistas se adentran y casi fusionan con la localización a través de largos paseos invita a soñar con volver -por fin- a recorrer las calles de nuestro destino preferido.

2. (VOLVER) A CREER EN EL AMOR VERDADERO

Céline y Jesse se conocen en un tren, jovencísimos, en la primera película. Pasan la noche juntos, se enamoran… y (atención: spoiler) contra toda esperanza del espectador más romántico, no vuelven a verse hasta pasados nueve años, cuando se encuentran en la segunda película. Pero su amor, por supuesto, permanece intacto y finalmente vence a todo lo demás. ¿Una historia demasiado manida? No en este caso. ¿Esperanzadora? 100%

3. RENDIRSE -AÚN MÁS- AL ESTILO DE LAS PARISINAS

Desde la primera película, cuando aún era una adolescente, Céline nos da toda una lección de estilo. Comienza siendo grunge (no nos olvidemos… transcurría el año 1995), y haciéndonos rescatar nuestros vestidos de tirantes para llevarlos sobre camisetas de algodón, y con la edad va abrazando los clásicos más atemporales del estilo de la capital francesa: jeans, colores neutros, camisas básicas…

4. DESCUBRIR LA MÚSICA DE JULIE DELPY

Debutó en el cine -con apenas 14 años- de la mano de Jean-Luc Godard y parece que todos los campos relacionados se le han dado bien desde entonces. Actriz, guionista, directora… y también cantante. Una faceta en la que, como queda claro al final de la segunda cinta, no ha sido lo suficientemente reconocida. ¿A qué esperas para incluirla en tu playlist?

5. APRENDER UNA IMPORTANTE LECCIÓN

Carpe Diem. La cultura, en todas sus manifestaciones, nos ha querido avisar de ello casi-casi desde el principio de los tiempos: no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Y menos aún cuando se trata de disfrutar… o de entregarse al amor verdadero.

5 motivos para volver a ver -hoy mismo- la trilogía ‘Before…’

Subscribe to stay up to date